El estrés no es tan malo

"Generalmente solemos asociar el estrés con cosas o concecuencias negativas para la salud, pero no siempre es así. La psicóloga María Salazar nos explica el estrés desde otra perspectiva":

A pesar del sentido negativo que solemos asociar con el concepto de estrés, éste es un mecanismo mantenido a lo largo del tiempo con el fin de garantizar la supervivencia. Gracias a él, nuestro organismo se activa y puede responder de manera más efectiva ante una situación de peligro. Esta excitación debería tener una duración igual a la exposición del suceso que lo desencadenó. Una vez afrontada, el organismo debería volver a su estado de activación normal.

Tampoco es correcta la asociación del estrés exclusivamente con situaciones extremas. Actualmente son pocas las situaciones en las que debemos afrontar un peligro considerable para nuestra integridad física. Sin embargo, a pesar de la baja frecuencia de amenazas externas intensas, nadie pone en duda que el estrés está muy presente en la sociedad actual.


En general, cierto nivel de estrés nos ayuda a afrontar mejor las situaciones a las que nos exponemos diariamente. Este efecto positivo del estrés moderado y puntual favorece, no sólo a la calidad de las respuestas automáticas, sino también a nuestro rendimiento cognitivo. Está comprobado que un nivel de activación adecuado permite mantener nuestra atención, mejorar la consolidación, almacenamiento y recuperación de información y generar aprendizajes más significativos y, por tanto, más sólidos.


Desafortunadamente, cuando el estrés se desencadena ante situaciones que han dejado de ser controlables o que se extienden demasiado en el tiempo, comienzan a aparecer efectos indeseables, alterando el funcionamiento de los diversos sistemas de nuestro organismo.


En los últimos años ha crecido el interés por el análisis y el abordaje de los efectos negativos del estrés sobre el rendimiento cognitivo. Los datos obtenidos en diversos estudios apuntan que la función más vulnerable a padecer estos efectos es la memoria. Los argumentos utilizados para reforzar esta hipótesis son variados y, en general, complementarios, al describir fenómenos que ocurren de manera simultánea en el cerebro. En primer lugar, se señala la proximidad y el alto volumen de conexiones entre estructuras involucradas en los procesamientos emocional y de memoria; así como la posibilidad de que una misma estructura asuma ciertos aspectos de ambas funciones. Se trata, en su mayoría, de estructuras situadas en la región interna del cerebro, donde se almacenan aquellas funciones más “primarias” que compartimos con otras especies. En segundo lugar, se ha comprobado que la exposición masiva o prolongada en exceso a hormonas que alteran su equilibrio normal ante situaciones de estrés, puede producir daños en estructuras vulnerables. En la mayoría de los estudios se señala al hipocampo como la zona más propensa a sufrir los daños provocados por las hormonas de estrés. El hipocampo es la estructura encargada de la formación, consolidación y transferencia a zonas corticales de la información relacionada con nuestras experiencias. Por tanto, la calidad del procesamiento de esta memoria declarativa podría verse afectada por las reacciones derivadas de la exposición al estrés.


Es importante destacar la diferencia entre el estrés intenso pero puntual y el estrés moderado pero prolongado en exceso en el tiempo. En ambos casos podemos encontrar alteraciones en el funcionamiento cognitivo en general y de la memoria en particular. Quizá el ejemplo más extremo del primero de ellos sea el estrés agudo provocado por sucesos intensamente aversivos o indeseados. El trastorno por estrés post-traumático generalmente cursa con alteraciones en la memoria, en muchos casos provocados por la deficiente consolidación de la situación estresante. En algunos casos el almacenamiento y recuperación de esta información también se ve afectado. Ante situaciones de este tipo, el organismo desencadena una serie de reacciones que van desde la sobreactivación del sistema nervioso autónomo, en su rama simpática (incremento del ritmo cardíaco, de la frecuencia respiratoria, etc), hasta la alteración en la producción y síntesis de hormonas esteroides (glucocorticoides), denominadas “hormonas del estrés”, que van a afectar fundamentalmente al procesamiento hipocampal, responsable del manejo del material asociado con información emocionalmente significativa para nosotros.


En el segundo caso, la exposición a un estrés menos intenso pero mantenido en exceso en el tiempo, se observa un fenómeno parecido al del caso anterior. En términos generales podemos hablar de efectos reversibles y menos significativos en el desarrollo neuronal (fundamentalmente la pérdida de dendritas) y, en consecuencia, en la reducción de las conexiones entre ellas. En este caso la memoria se verá afectada de manera transitoria y se alterará la codificación de la información puntual y actual. Sin embargo, también se han observado deterioros irrecuperables debidos a procesos de desgaste, que incluyen la muerte neuronal en ciertas zonas del cerebro y que producen alteraciones de mayor gravedad. Ambos tipos de lesiones no sólo se han encontrado en personas con un trastorno mental establecido (de ansiedad, del estado del ánimo, psicótico, etc), también se observan en personas que, sin tener un diagnóstico psiquiátrico, se ven expuestas a un estrés poco intenso, por tanto, con pocas posibilidades de ser identificado como problemático, pero que se mantiene en el tiempo durante un período excesivamente largo.



La exposición a un acontecimiento intensamente estresante puede tener un efecto negativo sobre nuestro rendimiento cognitivo. Sin embargo, no podemos obviar que el estrés mantenido durante un tiempo prolongado puede ser el causante de dificultades a la hora de llevar a cabo tareas que impliquen funciones como la atención, la planificación, la expresión y, sobre todo, la memoria.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.