Blog de Actualidad en Psicología.

9 may. 2017

¿Confundes los nombres de tus hijos?

¿Tu hijo hace alguna travesura y tú dices los nombres de toda tu progenie antes poder lograr llamarlo correctamente por su nombre? Te preguntarás si es que estas perdiendo la cabeza, o es que tal vez se trata de una condición extraña hereditaria porque a tu madre también le pasaba contigo y tus hermanos.
Tranquila, esto de confundir los nombres de tus hijos no es preocupante, debido que le ocurre a todo el mundo y la ciencia tiene una explicación para esto. Esto no se trata de una pérdida de memoria por culpa de la edad, el cansancio o el estrés, sino por una confusión producida por un fallo cognitivo de nuestro cerebro para recuperar la información almacenada sobre nuestros seres queridos.
Según los científicos, nuestro cerebro almacena los nombres por categoría y grupo social. Es tan sencillo asociarlo como si fuéramos un ordenador, en donde tendríamos una carpeta llamada “Seres queridos” y, dentro de ella, se agrupan otras llamadas: “hijos”, “buenos amigos”, “hermanos”, “amistades”, “conocidos”, etc.
Las investigaciones de David Rubin, profesor de psicología y neurociencia de la Duke University, explican que, al tratar a veces de acceder a la información, se produce un fallo cognitivo el cual confunde a los individuos de un mismo grupo social. Es decir, que este fallo no se produce de una categoría a otra, por lo que no sucede que confundas a un familiar con compañero de trabajo, por ejemplo.
En cambio, si puede pasar dentro del mismo grupo social, en donde se suele producir la mezcla involuntaria de nombres cuando intentas citarlos. Esto explica por qué las madres y padres son los que comenten con mayor frecuencia dicho error.
Así que, si esto te ha pasado como hijo no es un indicativo de que tu madre no te quiera, este fallo lo que significa es que todos los hermanos se encuentran en la misma categoría.
Como dato curioso, se encontró que el 42% de las 1700 personas que participaron en el estudio confundieron el nombre de su mascota con el de algún familiar, por lo que esto es un indicativo de que, para muchas personas, sus animales son parte y tienen un gran estatus como miembro de la familia.
Así que mamá, tranquila, confundir los nombres de tus hijos no es nada malo, lo importante es el amor que sientes por ellos, no estás perdiendo la memoria ni nada por el estilo.
Fuente: Lavozdelmuro
Share:

0 comentarios:

Nuevos Artículos

Recibir Novedades

Etiquetas

Archivo del blog