Blog de Actualidad en Psicología.

29 ago. 2011

Psicología del Deporte: Utilizando el poder de la música


Por: Lic. Julia Alvarez Iguña
Psicología aplicada al Alto Rendimiento


La música siempre nos provee un espacio adonde poder acudir. A veces no imaginamos el poderoso efecto que ella produce en nuestros sentidos, pensamientos, humor y conductas. Cada productor de películas, o de publicidad sabe muy bien del poder de la música, y es por eso que juega un rol clave en la creación de cortos publicitarios o films, ya que junto a ella, la música, que acompaña a todo video o película captura nuestros sentimientos.

Siempre tendemos a buscar canciones que concuerden con los estados emocionales del momento, ya sea nuestra felicidad, tristeza, estados de stress, relajación. Una de las herramientas utilizadas por la Psicología del Deporte se refiere a la utilización de la música como técnica para optimizar estados competitivos. Se ha comprobado que los estados emocionales y la actitud psicofísica cambian; el jugador se predispone de manera más entusiasta, optimista, motivado para luego salir con su equipo al campo deportivo.

Es muy común ver correr o entrenar con música. Este factor despierta sensaciones especiales de motivación y energización transportándonos a estados ideales para realizar mejor la acción. Muchas veces hemos visto a jugadores (como en el último Mundial de fútbol) bajar del ómnibus que los traslada al estadio con sus MP3 puestos, tratando de mantener la concentración sólo en el partido.

Investigaciones realizadas juntamente entre la Psicología y la Musicoterapia comprobaron los efectos que posee la música en el control o activación de emociones y reducción de stress, y estudios realizados por el Instituto Neurológico de Montreal descubrieron que los efectos de la música son comparados al placer que generan ciertas drogas ya que activan los mismos centros del cerebro dejando al cuerpo fluir libremente en la acción.

La música puede actuar como estimulante o sedante a la hora de entrenar o ejercitarse. Al combinar ejercicio y música se experimenta mayor energía, se reduce la tensión y la fatiga, ya que potencia las ondas cerebrales alfa relacionadas con la tranquilidad y relajación, lo que produce un estado que permite que la persona sólo se centre en la actividad deportiva, evitando que cualquier clase de pensamientos lo “saquen” de su zona de rendimiento. Por otro lado, al aplicarse a grupos, evita que los jugadores se dispersen en sus propios pensamientos o charlando entre ellos. La música tiene un efecto psicológico poderoso, influye fisiológicamente mediante el control del ritmo cardíaco, con un mayor flujo de sangre, y por lo tanto, mayor ingreso de oxígeno lo que mejora la eficiencia del rendimiento y el ejercicio.

Nuestras respuestas emocionales a la música se ven afectadas por:

» Factores externos, entre ellos las propiedades acústicas, la armonía o el tempo. Al variar el tempo y las letras, se puede producir diferentes efectos en el estado emocional, eliminar la sensación de fatiga desviando la atención hacia el mantenimiento del ritmo del paso. Todo jugador que entrena con MP3 se dará cuenta de este fenómeno ¿si?. Las letras contribuyen al recuerdo y evocación de una idea y deben ser positivas, logrando que el atleta se identifique con ella. Un ritmo rápido y un volumen alto promueven la activación y la excitación que ayudan a la producción de mayores esfuerzos durante el ejercicio.

» Factores internos, como ser sus asociaciones a personajes épicos (Rocky, Gladiador, 300, etc.), o recuerdos de situaciones o lugares. Una película, o un video, o un evento de vidas de situaciones memorables es también una consideración importante para poder utilizar. Estas conexiones emocionales suceden sin darse cuenta dejando surgir sentimientos de logro y aumentando los índices fisiológicos de excitación.

Bien sabemos que muchas veces el entrenamiento o el simple correr suele ser una tarea monótona y aburrida. Es ahí donde las canciones o ritmos favoritos es el factor motivador que actúa como mecanismo disociativo, eliminando pensamientos no relacionados con el rendimiento y reforzando sensaciones y emociones relacionadas al ritmo de la música escuchada.
Estas técnicas son utilizadas en la pre-competencia, tratando de centrar al jugador en su tiempo y espacio. Bien sabemos que ante situaciones de presión pueden surgir acciones involuntarias donde el estado emocional puede variar desde una apatía a una fiebre de pre-arranque, por lo que la utilización de la música sirve como elemento motivador y activador del sistema nervioso.

Entrenando al equipo de Hockey del Hindú Club, he aplicado este sistema con música motivadora en el calentamiento antes de una competencia, obteniendo grandes resultados y logrando que las jugadoras corrieran al ritmo de la música centrándose en los objetivos del juego. Luego del pre-calentamiento, las jugadoras se reunían en ronda, el entrenador y la capitana decían las últimas palabras. Ante esta instancia, utilizaba música de relajación, con el objetivo de bajar los niveles de excitación equilibrando los estímulos que el cerebro transmite a los músculos, logrando más tranquilidad y menor gasto de energía, bajando la fiebre pre-arranque impidiendo que las jugadoras “se quemaran antes de entrar a la cancha”.

También inducía a la visualización previa del partido, donde cada jugadora se centraba en las jugadas que tan bien habían entrenado y que volverían a realizar en el partido. Ante esa visión positiva de sí mismo y estados interiores neutros, se lograban eliminar estados de ansiedad y duda, ya que se estaban imaginando y grabando huellas positivas para poder volver a plasmarlas en el juego.

En otro ejemplo, en el vestuario se puede utilizar música como técnica de movilización o motivación. Mientras el jugador se cambia en silencio, se concentra en los sonidos y vibraciones de la música. Para ello se utilizan ritmos más rápidos junto a letras motivadoras de heroísmo y patriotismo. Son temas donde sobresalen los valores de esfuerzo y sacrificio, donde el jugador se juega por sus intereses obteniendo la victoria mediante la superación y enfrentamientos de obstáculos. Son temáticas que actúan por medio de mecanismos de imitación con el héroe, la fuerza, el coraje. Luego siempre vendrá la máxima exaltación con las palabras del entrenador y la arenga grupal final.

La emoción define la acción y es la emoción la que le da sentido al gesto deportivo ayudando a encontrar mayor seguridad en nuestras fuerzas. Si bien muchos jugadores utilizan la música, a veces el enfoque de su uso es bastante desordenado. Espero que luego de la lectura de estas breves explicaciones de los factores condicionantes que nos ofrece la música, jugadores y entrenadores puedan tener una visión más específica de sus contenidos y funcionamiento, sabiendo aprovechar los efectos tranquilizadores, estimulantes, y de motivación con mayores
beneficios.

Que efecto nos produciría este video sin música. Si te emocionaste no es por lo que vistes, sino por la emoción que sentiste, ya que el aspecto mental va unido a las sensaciones físicas.

Share:

0 comentarios:

Nuevos Artículos

Recibir Novedades

Etiquetas

Archivo del blog