El apego, la mayor fuente de sufrimiento humano


El apego es una de las emociones más primarias que desarrolla el hombre. "Lo que no se enseña es a desapegarse", dijo un médico psiquiatra. Cómo recordar lo que se perdió con una sonrisa.


Muchas veces el ser humano expresa o manifiesta su amor con algo más parecido a un sentimiento de "pertenencia". Tras asegurar que "el apego es la mayor fuente de sufrimiento del hombre" y que "es necesario soltar el pasado y cerrar viejas heridas", el médico psiquiatra Roberto Ré (MN 43.935) identificó a la madre como la primera que nos introduce en ese mundo.


El apego es una emoción primaria, y la explicación radica en que "el deseo a la vida se nos es dado desde la concepción hasta el momento frente a la muerte".


"La madre nos da una carga emocional positiva que nos permite vivir. Y a partir de ahí nosotros desarrollamos con figuras de apego (papá, hermanos, tíos) y nos damos cuenta que es importante. Pero de la misma manera muchas veces nos cuesta desapegarnos", sintetizó el director de Red Sanar .


Así es que remarcó que en los duelos se pone en evidencia que "así como tenemos pertenencias (padres, novio, casa) e incorporamos el 'tener', no hacemos lo mismo con el 'no tener' y cuando empezamos a perder cosas nos angustiamos".


Para Ré, la figura es importante para el desarrollo, pero "así como es importante incorporar figuras de apego es importante aprender a desapegarse".


Así, el profesional reconoce que "los duelos suelen ser el acontecimiento más doloroso en la vida psíquica de cualquier persona", entendiendo por duelo la pérdida de un ser querido, un trabajo, prestigio o amigos.


Y destacó: "Frente a las pérdidas no tenemos recursos, en contraposición con la filosofía oriental, que es maestra en desapegos y nos enseña el valor de la pobreza".


"Madurar los apegos es la clave para dejar de sufrir", subrayó Ré, quien agregó: "En la medida que añoramos algo que no es, sufrimos el desapego".


Por lo que aseguró que "el equilibrio está en comprender que hay cosas que se van y que naturalmente vamos a perder" y diferenció entre aceptar perder y la resistencia a perder (esta última -dijo- puede ser causal de sufrimiento).


Tras aconsejar "madurar la actitud frente a la pérdida", el profesional remarcó que "el duelo no se resuelve hasta que una persona no se acuerda con sonrisa del muerto", sea éste la pérdida física de un ser querido, la ruptura de una pareja o una amistad, un trabajo.


"Aprender a entregar lo que tenemos que perder es la clave de la maduración de nuestros apegos", insistió Ré, al tiempo que explicó que el sufrimiento es la consecuencia de no lograrlo y que "la persona que no es capaz de entender que a veces gana y a veces pierde genera, angustia, celos, dolor, venganza" (todas emociones negativas y a partir de ahí un desgaste de su vida emocional).


Fuente: Infobae

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.