Blog de Actualidad en Psicología.

13 jul. 2008

Someten a tratamiento a dos chicos españoles adictos al celular


Tienen 12 y 13 años y experimentaron un trastorno en sus conductas por la dependencia al teléfono móvil. Lo usaban hasta seis horas diarias para hablar, enviar mensajes de texto y jugar. Ahora, por prescripción médica, tienen prohibido el contacto con los aparatos.



El avance de la tecnología trae de la mano la proliferación de adicciones insospechadas hasta hace sólo un par de años. En España, dos nenes de 12 y 13 años están siendo sometidos a un tratamiento para liberarse de la esclavitud al celular.

Los chicos pasaban entre cinco y seis horas diarias alienados con el aparato: hablaban, mandaban mensajes de texto y se entretenían con los juegos disponibles. Pero ya no más. Hace meses que, por prescripción médica, tienen prohibido el acceso a los teléfonos móviles.
La adicción al celular les provocó "un trastorno de conducta y, en ambos casos, la situación degeneró en fracaso escolar", afirmó la psiquiatra Maite Utgés, directora del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil de Lleida (Csmij) en declaraciones al diario La Vanguardia. Y agregó: "es la primera vez que aplicamos un tratamiento específico para curar una dependencia al teléfono móvil".

A los profesionales no se les hizo nada difícil realizar el diagnóstico. Rápidamente comprobaron que si se les quitaba el celular "tenían serios problemas para llevar una vida normal", a tal punto que eran incapaces de llevar a cabo tareas acordes a su edad.

La fuerte dependencia empezó a gestarse en los chicos hace aproximadamente un año y medio, cuando ambos recibieron un teléfono para uso propio, al que manipulaban sin el más mínimo control de sus padres. Incluso, uno de los dos se las ingeniaba para, a escondidas de ellos, conseguir dinero para las tarjetas de recarga de crédito. "Usaba la plata que le daban sus abuelos u otros familiares sin explicar el destino que le daba", precisa Utgés.

Para superar la adicción, los chicos deberán afrontar, como mínimo, un año de tratamiento. Ambos expresan un síntoma de un problema que afecta a muchos adolescentes. Una investigación de la Oficina del Defensor de Madrid reveló que un 30% de los jóvenes de entre 11 y 17 años se sentían "sumamente agobiados" cuando se les retiraba el celular.

En tanto, una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística en 2007 arrojó que el 64,7% de los españoles de entre 10 y 15 años disponen de un teléfono móvil. Utgés ve con preocupación esa situación y aconseja a los padres que prohíban tener celular a sus hijos hasta que cumplan los 16 y que luego estén atentos al uso que hacen de ellos.

Share:

0 comentarios:

Nuevos Artículos

Recibir Novedades

Etiquetas

Archivo del blog