Blog de Actualidad en Psicología.

16 mar. 2008

Psicología contra el humo


Diversos estudios muestran que un 76% de fumadores se ha planteado alguna vez dejar de serlo, aunque sin éxito. Factores como la dependencia física, la presión social o las facilidades para acceder al tabaco y consumirlo hacen muy difícil abandonar esta adicción, por lo que muchos recurren a alguno de los programas y unidades de tratamiento que existen y a los que se ha unido el que ha puesto en marcha, de forma gratuita, el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla-La Mancha.

Gracias al convenio que firmó con la Dirección General de Planificación y Atención Sociosanitaria de la Consejería de Sanidad, el Colegio ha organizado grupos para atajar el tabaquismo en las cinco capitales regionales, iniciando su labor en Albacete con un curso al que asisten en torno a 45 fumadores que, de forma voluntaria, quieren apagar el hábito para siempre. Si lo consiguen o no será cuestión de tiempo, ya que según indica María del Mar Aguilar, coordinadora de los grupos de tratamiento, a partir este mes de febrero se abre un plazo de un año para comprobar la eficacia de la iniciativa.

Tras culminar el curso en enero, ahora se abre un periodo de chequeo de resultados, que se comprobará a los tres, a los seis y a los doce meses. El objetivo es que un 40% de los que usuarios del programa consiga acabar para siempre con este hábito, un porcentaje que según Aguilar supondría un auténtico éxito.

El primer requisito para decir adiós al cigarrillo es estar convencido del paso: «Si la persona está motivada sólo tiene que marcar una fecha y dejarlo», explicaba esta profesional, quien indicaba que el tratamiento se da en dos frentes, el psicológico y el combinado, es decir, aquel en el que interviene la ayuda de los fármacos. Entre las herramientas que los especialistas ponen sobre la mesa figuran los sustitutivos de la nicotina en forma de parches o chicles, por ejemplo, y sustancias como el bupropión o el nuevo champix, siempre bajo supervisión médica. A nivel psicológico, algunas estrategias inciden en la forma de romper la asociación entre el tabaco y diversas situaciones de la vida cotidiana, como la hora del café o las reuniones sociales. Para ello se enseñan técnicas de relajación o de control a nivel emocional y de pensamientos, cuyo propósito es evitar el deseo de fumar. María del Mar Aguilar manifestaba que, al principio, no está de más evitar las situaciones de peligro, y explicaba que, en todo caso, la mejor manera es dejar el tabaco progresivamente, ya que «científicamente está comprobado que el síndrome de abstinencia es más leve si se abandona poco a poco el hábito».

El programa está siendo impartido por psicólogos especializados en este ámbito, dentro de una convocatoria que en Albacete ha tenido una gran acogida, hasta el punto de que algunas personas han tenido que quedarse fuera debido a la dimensión requerida de los grupos, con un máximo de 15 ó 20 plazas.

En cuanto al perfil de los usuarios, se trata de gente con una media de edad de 50 años, ya que es entonces cuando más conciencia hay de las consecuencias perniciosas del tabaco sobre la salud.
Share:

0 comentarios:

Nuevos Artículos

Temas

Recibir Novedades

Etiquetas

Archivo del blog