El origen psiquiátrico de los trastornos del comportamiento


El catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid, Juan José López Ibor, ha asegurado en Palma que los estudios que ha realizado concluyen que una "proporción importante" de menores con trastornos del comportamiento padecen alguna enfermedad mental congénita o adquirida. López Ibor ha participado en Palma en la última jornada del IV Congreso Multidisciplinar sobre Trastornos del Comportamiento en Menores, organizado por la fundación internacional "O'Belén" y que se ha celebrado en el Museu Es Baluard. En declaraciones a EFE, López Ibor ha explicado que la Psiquiatría agrupa estos trastornos del comportamiento de origen psiquiátrico en tres grupos principales.
LOS TRES GRUPOS PRINCIPALES DE LOS TRASTORNOS DE COMPORTAMIENTO Los trastornos "hipercinéticos" se dan en niños inquietos con problemas de atención y de control en su comportamiento, mientras que los "disociales" muestran comportamientos perturbadores más graves que "chocan" con las normas sociales en las que el menor se cría y se desarrolla. Finalmente, en los trastornos "bipolares" el menor experimenta episodios de depresión y de euforia o exaltación, más difíciles de reconocer y diagnosticar y más frecuentes en la infancia de lo que hasta hace poco se pensaba. "Muchas veces", ha asegurado el psiquiatra, "son los factores ambientales los que desencadenan el trastorno de origen psiquiátrico" ya que puede pasar que "uno pueda tener los genes que sean, pero la enfermedad no se desarrolla". López Ibor es director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico de Madrid y director del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud para la Investigación y Formación en Salud Mental. Según ha revelado, aunque hay constancia médica de que existe una gran proporción de menores con trastornos del comportamiento por enfermedad psiquiátrica, todavía no existe una estadística fiable sobre el número de casos porque el descubrimiento es muy reciente y los estudios estadísticos precisan de un seguimiento a largo plazo. Sí está constatado que hay más casos en zonas donde hay grandes cambios socioeconómicos y donde la sociedad experimenta una fase de desestructuración por su propio crecimiento.
LA FAMILIA ES EL NÚCLEO DONDE LOS MENORES APRENDEN MÁS COSAS
En este sentido, ha señalado que los niños y adolescentes de padres y madres separados o divorciados "pueden padecer" trastornos de comportamiento de origen psiquiátrico derivados de la desestructuración de la familia, si bien matizó que tal situación no supone que "necesariamente los vayan a tener". La familia, según el psiquiatra, es el núcleo donde el menor aprende más cosas y, de manera especial, el control de su comportamiento. Por ello, si la familia se desestructura, el menor no aprenderá "tan fácilmente" a controlar su comportamiento. Finalmente, el especialista ha advertido de que en España existe confusión sobre el modo de denominar los trastornos del comportamiento de los menores. Si bien los psiquiatras y los psicólogos clínicos conocen bien la terminología internacional que hay que aplicar para diagnosticarlos, no pasa lo mismo con los psicólogos que trabajan en el medio escolar. Según ha dicho, los psicólogos escolares hablan erróneamente de "trastornos de la conducta" en los menores cuando la Organización Mundial de la Salud establece que se debe decir "trastornos del comportamiento" al no ser la conducta y el comportamiento términos sinónimos desde el punto de vista clínico.

2 comentarios

Leonardo Sanchez dijo...

Saludos. Su blog es muy interesante. Los invito a visitar mi blog, donde estoy colgando unas presentaciones sobre "Introducción a la Psicología". Esperando sus comentarios queda de ustedes:

Leonardo Sánchez

Leonardo Sanchez dijo...

Las presentaciones están es este blog:

http://pepascientificas.blogspot.com/

Con tecnología de Blogger.