Relacionan la obesidad infantil y juvenil con la falta de cariño en el hogar


«Los niños que al llegar a casa son recibidos por la nevera, en lugar de por su familia, tienen más riesgos de sufrir obesidad», explicó ayer la doctora Rosa Calvo, durante su intervención en la Ponencia del Senado constituida para estudiar las causas de esta enfermedad y buscar soluciones.

Calvo, doctora en Psicología Clínica, exigió un «compromiso político» de todos los grupos para que establezcan medidas efectivas que permitan conciliar la vida laboral y familiar.
En muchas casas «no hay ningún adulto responsable que acoja a los niños después de un día de esfuerzo, o que participe en lo que les ha pasado a lo largo del día», declaró la experta.

Desde su experiencia como coordinadora de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Santa Cristina de Madrid, dijo que los niños asocian la comida con el cariño y, cuando regresan a casa, lo que encuentran en el mejor de los casos es «una nota encima de la mesa que dice: coge tal cosa, te la he preparado».

«Las probabilidades de comer más de lo necesario cuando estás triste son mucho mayores», advirtió la ponente, quien incidió en que, «en realidad, la carencia que tienen muchos niños es el tiempo que necesitarían pasar con el dulce de la familia».

Aspectos psicológicos
Calvo abundó en los aspectos psicológicos que contribuyen a esta enfermedad, asociada en algunos casos al manejo de la ansiedad. Los niños y los adolescentes tratan de tranquilizarse comiendo, porque eso «alivia insatisfacciones», «entretiene la cabeza» y «elimina pensamientos que no gustan e inquietudes que hacen sufrir».

Señaló que aunque se tenga la información sobre comportamientos saludables, «cómo hay que comer o la cantidad de ejercicio que hay que hacer», puede que los jóvenes, y especialmente los niños, no estén «preparados para afrontar el cambio».

En este sentido, abogó por aplicar el denominado «modelo transteórico» a la obesidad, que sitúa la motivación como componente fundamental para la adquisición de hábitos de vida saludables. «Este factor es de gran importancia en personas obesas, ya que la falta de motivación para adelgazar puede explicar el fracaso a largo plazo», esgrimió.

2 comentarios

vicodin dijo...

El problema de obesidad infantil la tienen los mismos padres, por no inculcarles a sus hijos desde pequeños la importancia de los ejercicios físicos y el practicar una dieta sana por el contrario cada día más convierten a sus hijos al sedentarismo, al permitirles muchas horas mirando televisión o en los videojuegos y consumiendo muchas comidas chatarras. Es mejor que piensen en cambiarles su hábitos alimenticios y su estilo de vida por el bien de la salud de sus hijos para prevenirlos en el futuro de padecer alguna enfermedad mortal causada por la obesidad.

watch jersey shore free dijo...

Grea share thanks!

Con tecnología de Blogger.