Blog de Actualidad en Psicología.

27 sept. 2007

La depresión deteriora más la salud que el asma o la diabetes

Nada como leer las conclusiones de una nueva investigación, recogida la semana pasada en la revista 'The Lancet,' para tomar conciencia real del sufrimiento de los que viven bajo la losa de la depresión.
Al parecer, esta enfermedad causa un detrimento de la salud superior al que provocan otras patologías crónicas, como el asma, la diabetes, la artritis o la angina de pecho. Si se valora que es el trastorno mental de mayor prevalencia en el planeta (entre un 2% y 15% de la población la padece, según varios estudios) y se tiene en cuenta, además, que muchos de los afectados sufren, también, alguna de las dolencias físicas como las enunciadas anteriormente, no es de extrañar que los autores de la investigación reclamen la necesidad urgente de dar prioridad asistencial a los deprimidos.

Éste ha sido el llamamiento formulado por Saba Moussavi, director del estudio y miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a raíz de los resultados obtenidos en su investigación.

El trabajo, en el que han participado 245.405 mayores de 18 años, pertenecientes a más de 60 países de todos los continentes, evaluó la prevalencia de la enfermedad mental y de la de las distintas patologías crónicas, así como los episodios sufridos, en todos los participantes. Pese a que según los datos que se desprenden del estudio, el porcentaje de afectados de depresión era de un 3,2%, una cifra superior a la de las víctimas de la angina de pecho (4,5%) y de la artritis (4,1 %), los investigadores pudieron comprobar que la enfermedad mental era común en muchas de las personas que presentaban algunas de las dolencias crónicas analizadas. En concreto, entre un 9% y un 23% de los pacientes del estudio padecía una o más de estas enfermedades y, también, una depresión, «lo que supone una importante merma para la salud mundial», determinan los autores.

«Este hecho muestra la necesidad urgente de situar a este trastorno mental entre las prioridades de los sistemas sanitarios públicos para reducir las cargas y discapacidades que acarrea esta dolencia y mejorar la salud de la población mundial», especifican en sus conclusiones.

SIN TRATAMIENTO
Gavin Andrews y Nickolai Tivot, del Hospital San Vicente de Sydney (Australia) recuerdan las graves consecuencias que tiene la depresión e insisten en la necesidad de diagnosticar la enfermedad. Pero, sobre todo, defienden que «los médicos colaboren estrechamente en la adhesión de sus pacientes al tratamiento».

Ambos autores ponen como ejemplo el caso de Australia, donde menos de un 30% de los deprimidos recibe una terapia adecuada, mientras que el 80% de los afectados de artritis y el 90% de los que sufren asma cuenta con la atención y el seguimiento médicos adecuados.
Share:

0 comentarios:

Nuevos Artículos

Temas

Recibir Novedades

Etiquetas

Archivo del blog