Un grupo de psicólogos analiza qué lleva a desarrollar conductas de riesgo al volante


Un simulador de motocicleta para analizar qué nos lleva a desarrollar conductas de riesgo al volante, al practicar sexo o al tomar drogas. El proyecto lo están desarrollando un grupo de científicos de la Universidad de Granada (UGR) que está investigando la relación que existe entre los sistemas cognitivo y emocional del individuo, lo que permitirá en un futuro modificar estas conductas de riesgo y evitar problemas.

Para ello, emplean un simulador de motocicleta que plantea al sujeto una serie de situaciones de peligro para ver cómo reacciona ante ellas en un estado emocional inducido con diferentes medios, incluida la hipnosis. Desde un punto de vista práctico, este trabajo permitirá evaluar la eficacia del carné por puntos, de los programas para recuperación de puntos del carné, y si una persona es apta para desempeñar trabajos en los que son frecuentes los accidentes debido a la toma de decisiones arriesgadas, como los conductores de autobuses.

Así, ¿Cuáles son los mecanismos mentales que llevan a un individuo a desarrollar conductas de riesgo como realizar adelantamientos indebidos en la carretera, realizar prácticas sexuales inseguras o consumir drogas aún sabiendo sus consecuencias? Averiguarlos es el objetivo del grupo de científicos ya mencionados del departamento de Psicología Experimental y Fisiología del Comportamiento de la Universidad granadina, quienes trabajan en el proyecto 'El comportamiento de riesgo: bases cognitivas, emocionales y neuropsicológicas', que ha sido subvencionado como Proyecto de Excelencia con un importe de 193.000 euros por la Junta de Andalucía.

Este trabajo, que dirigen los profesores Andrés Catena Martínez, José Juan Cañas Delgado, Antonio Maldonado López y Antonio Cándido Ortiz, y en el que participan un total de 13 investigadores, permitirá medir variables que nunca antes se han cuantificado en este contexto, como la actividad cerebral, para a partir de ellas predecir y modificar las conductas de riesgo de los individuos. En otras palabras, la investigación de la UGR permitirá determinar el estado emocional del individuo y actuar sobre él, relacionando los sistemas cognitivo y emocional a través del estudio de sus variables.

Aplicación práctica

Para ello, los científicos de la UGR estudiarán la conducción arriesgada gracias a un simulador proporcionado por la compañía Honda (Riding Trainer), una suerte de motocicleta que plantea al sujeto una serie de situaciones de riesgo para ver cómo reacciona ante ellas. Hasta la fecha, el experimento se ha desarrollado con alumnos de la Facultad de Psicología de la UGR, pero después del verano se realizará con todo tipo de ciudadanos.

De este modo, los investigadores emplearán, según informa la UGR técnicas como la hipnosis para modificar el estado de ánimo del sujeto (esto es, 'infundirle' de manera artificial un estado de euforia, de tristeza o de cansancio), y después someterle a la conducción para ver cómo reacciona.

Andrés Catena Martínez y José Juan Cañas Delgado destacan que los resultados de este proyecto de investigación podrán tener consecuencias en relación con políticas de prevención de riesgos, como tráfico, riesgos laborales o salud (SIDA y drogadicción).

Así, gracias a este trabajo se podrá evaluar mejor la eficacia de la nueva Ley de Tráfico, y la de la implantación del carnet por puntos. Además, esta investigación permitirá evaluar de forma rápida y bastante fiable la propensión al riesgo de los candidatos a puestos de trabajo en los que son frecuentes los accidentes debido a la toma de decisiones arriesgadas del trabajador (por ejemplo, conductores de autobuses o camiones, entre otros).

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.