La ansiedad, problema psicológico que más afecta a los universitarios



El mayor enemigo para el equilibrio emocional de los universitarios salmantinos es la ansiedad, que no hay que confundir con la que se genera ante la cercanía de los temidos exámenes. Así lo precisa la psicóloga Gemma Ros, una de las profesionales que trabaja en la Unidad de Atención Psicológica y Salud Mental para el Universitario.

Emilio S. Cófreces

Este dispositivo de la Universidad de Salamanca, que ha pasado a estar adscrito al Servicio de Asuntos Sociales, prestó tratamiento psicoterapéutico durante el curso pasado a 20 casos de ansiedad, de un total de 125. «Nosotros distinguimos entre ansiedad y ansiedad ante los exámenes, problema para el que contamos con un programa específico en la Unidad», explica Gemma Ros.

Esta ansiedad, a secas, puede estar provocada ante diferentes situaciones, según expone la profesional. «En un primer año hay bastantes demandas relacionadas con la desadaptación, el desarraigo, gente que viene de otras provincias, o que pasa del instituto a la universidad. En los últimos años, también se producen casos de ansiedad ante el futuro tras acabar la carrera».

El siguiente problema más atendido en la Unidad -que está abierta a toda la comunidad universitaria, no sólo a alumnos- es la depresión, que se encuentra en diez de los casos tratados. En tercer lugar se sitúa la alteración emocional, con ocho. En cuanto a las afecciones de mayor gravedad destaca el estrés postraumático, del que se han atendido seis. «Están relacionado con traumas como acoso escolar, abuso sexual, maltratos o violaciones», indica Ros.

Por titulaciones
Con respecto a la titulación que cursa o la relación que tiene con la Universidad la persona que acude a recibir ayuda psicológica, la lista la encabezan de largo los estudiantes de Psicología, con 46 consultas. «Es una cuestión de cercanía y de conocimiento del servicio. Además, los propios conocimientos de estos alumnos les llevan a detectar el problema que tienen. Eso facilita que acudan a recibir este servicio», asegura la profesora Ros. Tras los alumnos de Psicología, los que mayor número de consultas plantean ante los especialistas de la Unidad son los doctorandos, con un total de 18. Inmediatamente después figuran los estudiantes de Derecho y los de Administración y Dirección de Empresas, ambos con ocho solicitudes.

Es necesario aclarar en este punto que el número de demandas (176) es mayor que el de casos tratados (125). La explicación obedece a que algunas demandas no se han traducido en el inicio de un tratamiento, o bien que éste se ha abandonado sin acuerdo del terapeuta.

Casos en curso
En total, ahora mismo hay 63 casos en curso y 29 en lista de espera. Asimismo, se han registrado 25 abandonos y 22 demandas no cristalizadas, es decir, en las que el interesado no ha acudido a la primera cita. Junto a esto, se han dado 26 altas, nueve demandas han sido derivadas a otras unidades y en dos casos las características del servicio no se ajustaban a la petición de quien acudió a él.

Por sexos, aunque no se ha elaborado una estadística a tal efecto, suelen ser más las chicas las que recurren a la Unidad. «Son ellas las que más piden ayuda, lo que no quiere decir que tengan más problemas. También es verdad que la Universidad es más femenina. Aunque es cierto que cada vez vienen más hombres», asevera la profesora Gemma Ros. Aunque la Unidad está abierta al profesorado, entre el personal docente que asiste a ella no suelen estar catedráticos o profesores de alto estatus. Asimismo, acuden doctorandos y personal de administración y servicios, siempre en menor medida que los alumnos. ¿Y qué pasa cuando el interesado finaliza su relación con la Universidad? En ese caso, apunta la psicóloga Dulce López, «entre seis meses y un año después hacemos una llamada para saber cómo van las cosas y determinar qué es lo que resulta más eficaz de lo que hacemos y en qué cosas podemos mejorar».

Novedad
Además de su labor psicoterapéutica, la Unidad ha puesto en marcha este año un programa de prevención e intervención precoz en drogodependencias, que dirige la psicóloga Isabel Sandoval. Está destinado a toda la comunidad universitaria. Dentro de este programa se incluye el de prevención del tabaquismo, que se desarrolla desde hace tres años.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.