¿Tomar alcohol evita las adicciones y favorece el estudio de los universitarios?


Aunque suene increíble, una investigación de la Universidad Nacional de Córdoba afirma que el consumo de alcohol es un medio de relación entre compañeros y que este lazo puede resultar un elemento de contención para alejar las adicciones y fortalecer la permanencia en la universidad.


Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) descubrió que para los jóvenes el consumo de alcohol es un medio de relación con sus pares, que fortalece el vínculo iniciado en el aula.

El dato revelador es que este lazo con los compañeros, a su vez, resulta un elemento de contención que alejaría las adicciones y ayudaría a no abandonar los estudios. Los estudiantes universitarios que consumen alcohol: ¿Son sólo usuarios o potenciales adictos? Éste es el interrogante que trata de responder la investigación, que desde hace un año indaga la relación de los jóvenes con las bebidas alcohólicas y el papel de la universidad como espacio de contención. Según los datos recogidos en el estudio exploratorio, todos los estudiantes probaron bebidas alcohólicas, que se convierten en un medio para tejer relaciones con sus pares. "El consumo es un modo de relacionarse y compartir, que relaja los frenos inhibitorios y facilita la aproximación.


Este uso social también los lleva muchas veces a emborracharse", explica Adriana Sismondi , antropóloga y miembro del equipo que presentó las conclusiones preliminares del estudio en el Foro de Educación y Psicología , en la Facultad de Psicología de la casa de estudios. Además, los especialistas indagaron sobre el lugar que ocupa la universidad al momento de revertir estas prácticas que pueden perjudicar la salud y el rendimiento académico de los estudiantes. "Es importante determinar si la vida universitaria expulsa a quienes tienen inconvenientes con sustancias adictivas, o por el contrario, es un espacio de contención que inhibe los consumos problemáticos", apunta Sismondi.

Se expresó que la mayoría de los alumnos, especialmente los recién ingresados al ámbito universitario, no son contenidos ni se sienten partícipes. "La universidad es para ellos algo concreto, como el grupo de estudio o sus vínculos más directos, no hablan de estructura de servicios ni organización funcional", dice Hebe Rigotti, psicóloga y una de las autoras del trabajo.

Esta sensación de no pertenecer a la institución se revierte cuando encuentran grupos de estudio , que desde ese momento, los amigos son el sostén del estudiante. "Frente a la numerosidad y el consecuente anonimato, los chicos más desvalidos no abandonan si poseen compañeros que realicen por ellos los diferentes trámites relacionados con la cursada", describe la antropóloga. De esta forma, para mantener el sentido de pertenencia y recibir la contención de los pares, el adolescente debe formar parte de la población estudiantil , por lo que necesita frecuentar las aulas y dedicar tiempo al estudio. Así, la ingesta de alcohol, en determinado momento se debe "cortar" para dar paso a las actividades académicas . "Podemos pensar que ese consumo que se fundamenta en la necesidad de reducir la tensión psicológica o de contrarrestar la sensación de estar perdido entre la multitud, pasa a segundo plano cuando esos sentimientos se minimizan al formar parte de un grupo", subrayan las investigadoras. Beber y estudiar

El trabajo analiza las actitudes de más de 300 alumnos de primer a quinto año de la carrera de psicología frente al consumo de alcohol. Se examina cómo la bebida influye en las relaciones cotidianas, los compromisos de trabajo y el rendimiento académico. Los encuestados reconocieron que tomaron alcohol por lo menos una vez a partir de los 14 o 15 años, especialmente cerveza y fernet con gaseosa cola. Admitieron también que beben para sentirse bien entre sus amigos y, en menor medida, por distintas necesidades personales. Además, el relevamiento determinó que conocen los riesgos de beber frecuentemente, pero continúan haciéndolo. Con respecto al rendimiento académico, la mayoría de los alumnos están atrasados en la carrera.

El promedio es entre dos y tres años: "Las notas varían entre cuatro y seis, y los alumnos reprueban casi el 50 por ciento de las materias que rinden. Sin embargo, ellos perciben este desempeño como bueno", indican las especialistas. Hasta el momento, la información no da cuenta de una relación positiva entre el alcohol y los pobres resultados en el estudio, ya que los jóvenes dijeron no consumir alcohol cuando tienen que rendir parciales o finales . "Si pueden frenar frente al compromiso académico, no se los puede considerar adictos, y este comportamiento no tendría influencia en su paso por la universidad", concluye Rigotti.


1 comentario

YO dijo...

me llama la atencion absoluta este reporte,

Con tecnología de Blogger.