Blog de Actualidad en Psicología.

Bienvenidos

WWW.COCIEPSI.COM

Libros Gratuitos

Encontrarás Libros especializados en Psicoogía de forma electrónica que lo podrás descargar de forma gratuita.

Artículos

Realizamos publicación frecuente sobre temas de actualidad en Psicología.

Tests Psicológicos

Encontrarás Tests psicológicos digitales - COCIEPSI

En contacto

Podrás recibir las actualizaciones de nuestro blog e interactuar con otros profesionales a traves de las redes sociales - COCIEPSI

23 may. 2017

Psiocopatología. Psicología Anormal - Libro Gratuito


Este libro abarca los siguientes temas: Antecedentes históricos de la psicología anormal - Perspectivas teóricas sobre la conducta desadaptada - Vulnerabilidad, estrés y afrontamiento: reacciones desadaptadas - Trastornos de ansiedad - Trastornos de la personalidad - Trastornos del estado de animo - Trastornos esquizofrénicos - Causas e indicadores de la esquizofrenia- Trastornos cerebrales y cambios relacionados con el envejecimiento - Conductas inadaptadas en la niñez y la adolescencia - Trastornos del desarrollo - Respuesta de la sociedad a la conducta inadaptada - Variaciones y trastornos sexuales.


Información bibliográfica






Share:

18 may. 2017

Nuestro sentido del olfato es tan bueno como el de los perros o los ratones


Es una de esas verdades casi universalmente aceptadas: cuando se trata de distinguir olores, los seres humanos tenemos un sentido del olfato relativamente pobre, sobre todo si lo comparamos con el de animales como los perros.
Sin embargo, según un nuevo estudio que hace una evaluación crítica de todas las investigaciones sobre el tema hasta la fecha, esta afirmación es más mito que otra cosa.
"Para nuestro beneplácito, estamos descubriendo que el sistema olfativo humano es mucho mejor de lo que nos han hecho pensar", señaló John P. McGann, neurocientífico de la Universidad de Rutgers, en Estados Unidos, y autor principal del estudio publicado esta semana en la revista Science.
Puede que sea diferente al de otros mamíferos, "pero de una forma que indica que podría ser más poderoso que el de las ratas y los perros".
Esta diferencia radica en que cada animal, incluido el ser humano, tiene una sensibilidad diferente para distintas sustancias.
"Los seres humanos pueden discriminar en torno a un billón de olores diferentes", afirma McGann.
Esta cifra es muy superior a lo que reza la sabiduría popular, que asevera que solo podemos detectar unos 10.000 olores diferentes.

El origen del mito

El mito se coló en la literatura científica en el siglo XIX, después de que el neurocirujano francés Paul Broca introdujera la noción de que el bulbo olfatorio -la región del cerebro que procesa la detección de los olores- en los humanos era más pequeño que en otros animales.
Broca argumentaba que por ser grande en los animales, estos sucumbían a los deseos terrenales.
Mientras que el hombre, con un bulbo olfatorio más pequeño, podía resistirse a las tentaciones provocadas por los aromas.
Otros investigadores simplificaron luego esta teoría, sin poner a prueba las habilidades de los animales en este sentido.

Tamaño y habilidad

Según explica McGann, en términos absolutos, el bulbo olfatorio humano es de hecho más grande en comparación con el de otros animales.
Por otro lado, el número absoluto de neuronas olfativas es consistente en todos los mamíferos.
Pero más allá de las diferencias o similitudes de tamaño o número de receptores olfativos lo que plantean algunos estudios es que no existe una relación estrecha entre el número de genes olfativos y la sensibilidad olfatoria.
"El sistema olfatorio humano es excelente, aunque depende de cómo lo midas. Por ejemplo, los perros pueden ser mejores que las personas a la hora de olfatear diferentes orinas en un árbol, pero los humanos pueden ser mejores que los perros a la hora de distinguir los aromas de un buen vino", asegura McGann.

Lo mismo ocurre con otros olores.
Y si bien es cierto que, al contrario que los humanos, los canes que son entrenados pueden detectar con su olfato explosivos o drogas, los humanos, por ejemplo, somos mucho más sensibles que los perros al compuesto orgánico que le da su olor característico a la banana.
Esto se debe, probablemente, a que identificar el aroma de la fruta madura era más importante para nuestros ancestros que para los perros.


Share:

Es así como la publicidad engordan a los niños




“Los niños gordos son una inversión en ventas futuras” es una de las conclusiones de una reciente edición especial que la revista médica The Lancet le dedicó a la epidemia de obesidad. El exceso de peso se ha convertido en una losa terrible, asociada a todo tipo de dolencias y enfermedades que acortan la vida, y que ningún país logra conjurar. Un mal que se inocula cuando todavía somos niños y que se transmite con especial virulencia a través de la pantalla: la tele (y ahora también internet) engorda.

“Son muchísimas las evidencias científicas del gran poder de influencia que la publicidad tiene sobre la alimentación de los menores”, asegura Miguel Ángel Royo-Bordonada, investigador de la Escuela Nacional de Salud Pública y autor de numerosos estudios sobre este problema. El año pasado publicó el mayor análisis que se ha realizado sobre los anuncios que ven niñas y niños en la televisión española. “Los menores reciben 7.500 impactos al año de mensajes que les dicen que coman un producto que no es saludable, asociados además a emociones positivas, a regalos y obsequios, y que además aseguran que son más sanos cuando es al contrario”, denuncia este especialista.
El último dato que aporta Royo-Bordonada es especialmente sangrante: comestibles que son poco recomendables según criterios médicos, pero que se permiten el lujo de anunciarse con reclamos nutricionales. El más frecuente, presente en la mitad de los productos que analizaron, es resaltar algún contenido en vitaminas y minerales (que además son “completamente innecesarios”, según el experto). El 80% de los alimentos que hacen eso, exhibir un único nutriente como aval de que son sanos, en realidad resultan ser los comestibles menos saludables.
Dulces como galletas, cereales de desayuno azucarados, bollería, batidos, helados y otros lácteos, cacao y golosinas, comida rápida, aperitivos salados y refrescos, todos por lo general ricos en calorías, bajos en nutrientes y con alto contenido en azúcar, grasa y sal. Un escolar de entre seis y doce años ve 25 anuncios de comida cada día y el 75% son de productos que no debería consumir habitualmente. Pero lo acaba haciendo, en muchos casos porque sus progenitores caen en “esos reclamos que confunden a los padres, que quieren comprar lo más saludable para sus hijos”. “Si se cumpliera el criterio establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), habría que retirar de las pantallas tres cuartas partes de los anuncios”, denuncia Royo-Bordonada, que culpa a una dejación de responsabilidad de las autoridades sanitarias españolas por dejar que la industria se autorregule.
En el estudio Aladino de 2015 (PDF), que analiza la evolución del índice de masa corporal (IMC) entre los menores, se observa que el 41,3% de los críos entre 6 y 9 años tiene sobrepeso u obesidad (el porcentaje de obesos, la situación más grave, está estancado desde 2011). En ese trabajo de referencia se señala que disponer de televisión en el dormitorio, así como dedicarle más de dos horas diarias, es un factor notablemente asociado a la obesidad. Son muchos los estudios que muestran esa correlación directa: a mayor consumo de tele, más ingesta de calorías y mayor peso. Un detalle revelador es que el 71% de los menores españoles come delante de una pantalla, un hábito poco saludable. Los expertos advierten de que los niños tienden a difuminar y disminuir las diferencias entre la publicidad y los programas normales.
En su último número, Gaceta Sanitariapublicaba un estudio que muestra cómo los productos de alimentación menos saludables son los que más se dirigen a la población infantil. El 82% de los anuncios de alimentación procesada destinados a niños y niñas publicitan productos con un contenido elevado de sal, grasas o azúcares refinados, frente al 33% de la publicidad dirigida a la población adulta. Los 1.880 anuncios analizados, emitidos por Telecinco y Canal Sur, dejaban claro que los spots dirigidos a menores cuentan con más trucos publicitarios (fantasía, regalos, animación…) “con la intencionada estrategia de esconder o manipular la información nutricional del producto”, advierten.
“Hay que proteger a los que no pueden defenderse ante una publicidad que anima al consumo irracional muy especialmente a las personas más vulnerables, que son los niños y las niñas”, defiende Cecilia Díaz, investigadora de la Universidad de Oviedo y coordinadora de la Encuesta Nacional de Hábitos Alimentarios de los españoles. “Los menores son más vulnerables, no cuentan con las suficientes defensas de conocimiento racional para darse cuenta de que les están llevando hacia consumos no siempre apropiados y con frecuencia innecesarios”, asegura Díaz, que además es vicepresidenta del comité científico de la Agencia de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición en España (AECOSAN).

Todas las pantallas son malas

"Se ha calculado que hasta un tercio de los niños con sobrepeso y obesidad no lo serían si no estuvieran expuestos a la publicidad alimentaria", afirma Marta Moreno, profesora de medio ambiente y sociedad de la UNED. Moreno explica que un número creciente de estudios relaciona la exposición a los anuncios con el consumo de los alimentos anunciados, además de que el abuso de las pantallas supone una interferencia con los patrones normales del sueño, "un conocido factor de riesgo para la obesidad".
Por ejemplo, un estudio británico encontró que por cada hora adicional de televisión observada los fines de semana con cinco años aumentaba en un 7% el riesgo de obesidad en la edad adulta. Moreno pone otros ejemplos: en Nueva Zelanda se siguió a 1.000 sujetos desde el nacimiento hasta los 26 años y se encontró una asociación entre la televisión consumida entre los 5 y los 15 años y el índice de masa corporal. Del mismo modo, un estudio escocés con 8.000 niños observó que los niños de tres años que veían más de ocho horas de televisión a la semana tenían un mayor riesgo de obesidad al llegar a los siete años. "Numerosos estudios estadounidenses han obtenido resultados similares", añade la bióloga.
¿Tan poderosa es la publicidad? Un revelador estudio sobre el “efecto de los 30 segundos” mostró la gran influencia que puede tener un simple anuncio en los pequeños. Se mostró a dos grupos de menores de entre dos y seis años unos dibujos animados, con la única diferencia de que un grupo vería el anuncio publicitario de un producto alimenticio. Al terminar la sesión, se pidió a niñas y niños que eligieran entre distintas parejas de comestibles: los que vieron los comerciales eligieron los productos promocionados en mayor proporción. Otro truco que funciona: en el Reino Unido, tres cuartas partes de los progenitores reconocen que han comprado comestibles a sus hijos por el regalo que incluía.
A esto se suma la irrupción de internet en la vida de los escolares, que han desplazado su atención de la tele a YouTube y otras plataformas digitales en tabletas, ordenadores y móviles. La OMS acaba de publicar un informe dirigido a los países europeos para que tomen medidas frente al márketing digital que sufren los menores en estos países, ya que es un fenómeno mucho más difícil de controlar y frente al que están más desprotegidos. El informe asegura que la continua falta de una regulación eficaz en este ámbito amenaza los esfuerzos de los responsables políticos para detener la creciente epidemia de obesidad infantil. Y pone ejemplos: el 80% de los reclamos digitales que más impacto tenían en los escolares británicos eran de productos malsanos, cuya publicidad está prohibida en la televisión. En Alemania, el 90% de los comestibles que más impacto tenían en los menores entraban dentro del perfil insalubre según los criterios de la OMS. El retorno de la inversión en anuncios digitales es cuatro veces más provechoso para algunas marcas que los spots en televisión, según denuncia el informe de la OMS.
“Desde la industria se asegura que los consumidores eligen libremente lo que comen. Pero la evidencia científica asegura que es justo lo contrario: los individuos están sujetos a la influencia de poderosos factores ambientales ajenos a su control, como la distribución en masa, la disponibilidad, los precios baratos y la publicidad intensiva”, afirma Royo-Bordonada. De este modo, van creando y estableciendo preferencias de sabores. Porque como dijo la reconocida antropóloga Margaret Mead: “Es más fácil cambiar la religión de alguien que su dieta”. Y como denunciaban en The Lancet, la industria alimentaria lo sabe bien y por eso invierte en los hábitos de los niños.
Fuente: Elpais.com
Share:

13 may. 2017

Inteligencia y niños superdotados


Hablar de inteligencia no implica hablar de notas, grados académicos, o títulos universitarios mi labor de psicólogo me ha permitido conocer a los famosos niños superdotados, pero las características contrariamente a lo que la mayoría piensa son tres: creatividad o imaginación, perseverancia e inteligencia que se mide mediante el cociente intelectual.
Bueno pasemos a analizar cada categoría en primer lugar los grandes cambios en este mundo se han logrado por medio de grandes inventos, personas que innovaron y tuvieron la creatividad para fabricar algún invento que revoluciono lo visto hasta ese momento, segundo para llegar a ese invento tuvieron que atravesar innumerables intentos (Thomas Edison) y claro no rendirse y claro está todo esto requería ciertos conocimientos relativos al tema que anhelaban.
Por último no solo me refiero a inventores, también es este grupo de personas podrán estar las personas que han creado empresas o logrado cambios en la historia de un país, ahora como formara a su hijo lo hará estudiar más o alentara su perseverancia, le ayudara a desarrollar su creatividad y le ayudara a buscar información en lo que más le agrada, la elección es suya.
Share:

Qué es el fidget spinner, el juguete que fascina a los niños



Su nombre es 'fidget spinner' y aunque no es un videojuego o una aplicación para el celular, tiene fascinados a muchos niños en países como Estados Unidos y Reino Unido.
Girar, girar y girar… Eso es de lo que trata este simple y pequeño juguete.
La versión más común de este sencillo dispositivo tiene tres puntas con un centro giratorio cada una, y a su vez rota a gran velocidad sobre un eje que se sostiene con la mano.
Sus diversos colores y figuras los hacen crear atractivos efectos visuales. Incluso los hay que brillan en la oscuridad.
Y como es de esperarse, poseer el fidget spinner más novedoso es motivo de popularidad en las escuelas y parques.
Pero este juguete ni siquiera es nuevo: fue inventado hace un par de décadas y su propósito era ayudar a niños con autismo o trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) con la ansiedad.
De hecho, las cajas de estos juguetes lo promocionan así, como un producto infantil contra el estrés.
En sitios como YouTube, los vlogueros acumulan millones de visitas a sus videos de trucos, y los sitios de ventas en línea ofrecen fidget spinners cada vez más novedosos y caros.
Mientras que la mayoría cuesta un par de dólares, algunos ya superan los US$1.000.
Entonces, ¿por qué este casi inofensivo juguete está causado problemas en muchas ciudades?

Amor y odio en las escuelas

Con sus efectos visuales y la habilidad que requieren para girarlos, los fidget spinners fueron pensados para relajar a los niños con problemas como autismo y TDAH.
Pero recientemente, el dispositivo recetado por especialistas pasó a ser el juguete más deseado de los niños que lo llevan a todos lados, incluso a las escuelas de muchas ciudades de EE.UU. y Reino Unido.
"De ser algo utilizado para que los niños dejen de estar inquietos, se ha convertido en un juguete de patio", dice a la BBC una profesora de Escocia, Danielle Timmons.
Pero para la consejera escolar Jennifer Horns, de Estados Unidos, se han vuelto un problema insoportable, como explicó a la cadena de radio pública NPR.
"Los estudiantes siempre están sosteniendo el spinner en la mano y lo giran, usualmente en las mesas, y los niños lo mueven en el aire. Lo tratan de girar sobre sus narices y codos y tratan de jugar con él en todos lados… Es bastante molesto", dijo Horns.
Las dos posturas son una muestra del debate creciente que está generando el uso de los fidget spinners, entre quienes lo ven como un juguete que ayuda a mejorar la concentración de los niños, y otros que lo rechazan por generar desorden.
En una escuela de Henderson, Nevada (EE.UU.), la semana pasada los padres de familia recibieron una carta en la que se les pedía no permitir que sus hijos fueran a clases con estos juguetes.
"Se han convertido en una gran distracción y molestia en los salones de clase", dice la carta que amenaza con confiscarlos y no devolverlos sino hasta el final del año escolar, según reportó la agencia EFE.
En algunos casos, como en esta escuela del oeste de EE.UU., la única forma de llevarlos a clase es acompañado de un justificante médico.
"Son súper populares y me parece divertido usarlos porque se pueden hacer trucos, pero ya no se pueden llevar a mi escuela. Sé de otras escuelas donde mis amigos dicen que las cosas se salen de control porque todos juegan al tiempo con ellos", dijo Jerónimo Guerra, estudiante de la escuela de Henderson.

Pueden ayudar, pero no a todos

De acuerdo con los Centros para el Control de Enfermedades del país, el número de casos de déficit de atención creció un 43% entre 2003 y 2011, y hoy uno de cada 10 niños padece esa condición en EE.UU.

Muchos menores con estos problemas han usado los fidget spinners desde hace años, y para la doctora Amanda Gummer, una psicóloga infantil que habló con la BBC, el frenesí por estos dispositivos está ayudando a "quitarle el estigma" a un juguete para niños con necesidades adicionales.
Desde su salón de clase, la profesora Timmons dice que ha visto que facilitan el aprendizaje de algunos niños, siempre y cuando haya reglas: deben usarse por debajo de la mesa y fuera de la vista de los profesores y compañeros de clase.
"Si un niño va a inquietarse, va a inquietarse, no hay nada que pueda hacerse para detenerlos. Pero estos juguetes son una manera de permitirles inquietarse sin la interrupción del golpeteo de lápices o zapatos", considera.
"Es una forma mucho menos perjudicial para canalizar sus energías en otra cosa mientras que la enseñanza está pasando".
En ello está de acuerdo Gloria Chesbro, una profesora de sexto grado que habló con NPR.
"Estoy viendo a los niños que pueden concentrarse mejor en la discusión en clase, incluso escribir. Lo estoy viendo en casi todos los aspectos de sus actividades de clase, es algo que está ayudando a concentrarse", dice.
Sin embargo, para la psicóloga clínica Julie Schweitzer, del Instituto de Investigación MIND de la Universidad de California, los fidget spinners no ayudan a todos los niños.
Ella ha estudiado los TDAH durante 25 años y en un estudio publicado en 2015 en la revista especializada Child Neuropsychology recogía la medición de la cognición llevada a cabo en un grupo de niños de entre 10 y 17 años.

Comprobó que, en su estudio, los niños con TDAH se desempeñaron mejor en una prueba de atención computarizada cuando más intensamente usaban un fidget spinner.
En cambio, los niños sin esos problemas de atención no mejoraron su desempeño con estos juguetes.
"Nuestro modesto tamaño de muestra puede no haber sido suficiente para identificar diferencias estadísticas", dice Schweitzer, pero es uno de los estudios que están tratando de entender el efecto de los fidget spinners.
Lo cierto hasta ahora es que el fenómeno de los fidget spinners está creciendo cada vez más.
Richard Gottlieb, fundador de la consultora estadounidense Global Toy Experts, lo atribuye a una necesidad no solo de los niños, sino de adultos también de "inquietud manual".
"Es por eso que algunas personas fuman, otros aprietan una pelota de goma (…) Creo que la gente en general está muy estresada en este momento", dice.
"Por lo tanto, es un buen momento para estar vendiendo algo que permite a un individuo inquieto sacar algo de estrés", cree Gottlieb.

Fuente: BBC Mundo, EFE


Share:

12 may. 2017

Armonía en la vida

Tener una vida en equilibrio implica tener bien organizados y distribuidos todos los aspectos de la vida, los principales son: la vida de familia, la vida de pareja, las amistades y nuestra individualidad es decir los momentos en los que necesitamos estar solos.
Es por ello que si algún aspecto mencionado anteriormente está atravesando por alguna dificultad implicara que tengo un efecto negativo en los demás ámbitos de nuestra vida por tanto debemos procurar estar en armonía con nosotros mismos (individualidad) y con las personas que nos rodean (familia, pareja, amigos).
Uno debe sentir un amor por la vida y sentirse bien cuando estén con su familia, con su pareja, con sus amigos y aunque no lo crean hay momentos en los que debemos también estar solos tal vez nos sirva para una autoevaluación de nosotros o simplemente un momento para relajarnos o descansar, espero que estas recomendaciones les ayuden en la vida a veces estresante que vivimos.
Share:

Psicología Clínica - Libro Gratuito


Es una revisión muy completa de la psicología clínica actual. Cubre las raíces históricas del campo; teoría y métodos de investigación; aspectos clave sobre evaluación y tratamiento, y las principales especialidades de la practica clínica moderna. Se mantiene al día respecto a los cambios y tendencias en el campo de la psicología clínica.


Información Bibliográfica

Share:

Hombres con trastornos de alimentación y obsesionados con su cuerpo


"La comida me asusta. Puedo pasar cuatro días sin comer nada en absoluto", dice Simon Rickards, quien ha sufrido anorexia en los últimos dos años.
"Por lógica, sé que debo comer para vivir, porque si no lo hago esto eventualmente me matará", le dijo a la BBC.
"Pero esto no ha hecho ninguna diferencia porque cada vez que intento comer, no puedo".
Hay quien piensa que la anorexia, la bulimia y otros trastornos de los alimentos, son un problema que afecta sólo a las mujeres, pero los hombres, como Simon, también son muy vulnerables a ellas.
Las enfermedades alimenticias no distinguen entre los géneros y tanto hombres como mujeres sufren los mismos tipos de problemas emocionales, físicos y de conducta por comer en exceso o no comer lo suficiente para mantenerse sano.
El problema, aseguran los expertos, es que los jóvenes varones que sufren estas enfermedades no son diagnosticados, muchas veces debido a que se piensa que éstos son problemas "de mujeres".

Aumento


Una investigación llevada a cabo por la BBC en Inglaterra encontró que el número de pacientes varones que están siendo tratados por estos trastornos se ha duplicado en los últimos tres años.
Aunque la mayoría de los pacientes internados por estas enfermedades siguen siendo mujeres, el número de hombres que buscó tratamiento en ese período fue de 27%. El número de mujeres que buscaron ayuda fue de 13%.
Y sólo en el último año, la cifra de varones menores de 18 años que buscó ayuda médica por estos trastornos es de 38%.
Comparados con las mujeres, sin embargo, los hombres con enfermedades como bulimia y anorexia suman sólo 8% del total en Inglaterra.
Aunque tal como señalan los expertos, los números podrían ser más altos debido a que se cree que muchos hombres siguen sin buscar ayuda o tratamiento debido a los estereotipos "femeninos" asociados a las enfermedades.
"Los niños y jóvenes ahora se están dando cuenta de que éstas son enfermedades, no son una preferencia", le dijo a la BBC la doctora Kiran Chitale, especialista del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido en trastornos alimenticios de menores de 18 años.
"Como sociedad, se nos alimenta con una dieta diaria de controversias sobre lo que constituye comida sana y comida mala y sobre lo que significa un cuerpo perfecto", agrega la experta.

Distorsiones

En efecto, igual que las mujeres con trastornos alimenticios, los hombres que sufren la enfermedad tienen un sentido distorsionado de su imagen corporal y a menudo sufren dismorfia muscular, caracterizada por una excesiva preocupación por el estado físico.
Algunos jóvenes sufren la enfermedad porque quieren perder peso, pero otros porque quieren volverse más "musculares" y "fuertes".
Tal como afirma la doctora Chitale, lo que se ve entre los pacientes varones es una excesiva obsesión por la forma corporal.
"Tratan de aumentar los músculos. Pero ser hombre no significa tener músculos", señala la experta.
Simon dejó de comer después de que sufrió un infarto.
"Siempre he tenido una relación insana con la comida" le cuenta a la BBC.
"Llegué a pesar unos 150 kilos. Y cuando me dio infarto supongo que eso tuvo un profundo efecto psicológico en mí".
Es difícil conocer el alcance de estos trastornos alrededor del mundo debido a que no hay registros precisos sobre el diagnóstico y tratamiento de estas enfermedades.
Y como son enfermedades que duran varios años, a menudo hay datos conflictivos sobre la prevalencia y la incidencia de ellas.
Además, se cree que muchos varones seriamente enfermos no están recibiendo tratamiento y por lo tanto no están incluidos en las estadísticas.
Tal como señalan los expertos, los profesionales de salud de primera línea, los profesores y los padres, tienen un papel muy importante para concientizar a los niños y adolescentes de que éstas no son enfermedades que sólo afectan a las mujeres y la importancia de que reciban un tratamiento adecuado.
Los tratamientos que reciben los pacientes como Simon incluyen psicoterapia, asesoría psicológica, y en ocasiones medicamentos.
"Esto no es algo que puede detenerse chasqueando los dedos, o algo que desaparecerá de la noche a la mañana. Es una enfermedad", expresa Simon.
Fuente: BBC Mundo

Share:

11 may. 2017

"La ballena rosa" una alternativa positiva en respuesta al juego de "La ballena azul"




Las ballenas rosas no existen, pero es posible que te encuentres con alguna de ellas navegando por internet.
Se trata de un desafío que nació en respuesta a "Blue Whale" (La ballena azul), un siniestro juego que se ha extendido en las últimas semanas a través de las redes sociales y que llega a invitar a niños y jóvenes al suicidio.
"La ballena rosa" es una iniciativa que surgió en Brasil, el primer país latinoamericano en el que se documentaron casos relacionados con "La ballena azul", un fenómeno originado en Rusia y vinculado a "grupos de la muerte" creados en Facebook y en otras plataformas digitales.
A diferencia de "La ballena azul", su homónima rosa no busca la muerte, sino la vida.
Sigue la misma dinámica que el juego macabro -estableciendo 50 retos diarios, difundiéndose a través de internet y enfocándose en los jóvenes- pero con un fin muy diferente: convertir los siniestros desafíos de "La ballena azul" en pruebas positivas.
El juego propone a los niños ser generosos con alguien, hacer reír a otra persona, expresar cariño, fomentar la autoestima, elogiar a un compañero que sufra acoso escolar o hacer nuevos amigos. El último reto es salvar una vida.
"Queremos demostrar que internet también puede usarse para hacer el bien. ¡Comparte el amor con este desafío!", dicen sus creadores en el sitio web del proyecto.
Las mentes detrás del la idea son un diseñador gráfico y una publicista de Sao Paulo. Pero, por el momento, prefieren no revelar su identidad.
Ambos le contaron al diario brasileño O Globo que han recibido muchos mensajes en su página de Facebook de niños pidiendo ayuda, aunque no quieren difundir más datos "para no poner un rostro a la página".
El sitio web está disponible en portugués, español e inglés y en él se explican con detalle cuáles son los desafíos y cómo participar.
"Creemos que todo el mundo tiene la capacidad de ayudar a otras personas y hacer el bien", explican los creativos en la página de Facebook del proyecto, que ya tiene más de 290.000 seguidores (se creó a mediados de abril).
Pero advierten que no son un grupo de autoayuda, aunque le dijeron a la prensa local que tienen pensado ponerse en contacto con una psicóloga "para ayudar a responder a los casos más serios".

"La ballena verde"

Brasil no es el único país que ha reaccionado a la alarma social que generada por "La ballena azul", relacionada con suicidios adolescentes en México, Colombia, Bolivia, Uruguay y Honduras (las investigaciones todavía están en curso).
También a través de las redes sociales -principalmente, Facebook y Twitter- y grupos de WhatsApp ha surgido otra iniciativa que contraataca a "La ballena azul". Esta vez, en español.
Se llama "La ballena verde" y su objetivo es educar a los jóvenes proponiéndoles una serie de retos para que hagan las tareas del hogar y sean responsables llegando a la hora al colegio y a la casa, haciendo su cama y obteniendo buenas calificaciones.
"Si no haces esto al pie de la letra, algo muy malo le pasará a tu celular y al wifi de tu casa", advierten en uno de los memes que se hizo viral.
Hay varias páginas en Facebook vinculadas a "La ballena verde", aunque muchas de ellas son en clave de humor y proponen retos menos educativos -probablemente propuestos por los propios adolescentes, y no por los padres- como levantarse a trotar a las 5 de la mañana, encontrar al amor de su vida o dejar de comer tacos por una semana.
Y es posible que, dada la rapidez con la que crecen las "ballenas" en internet, pronto surjan nuevas iniciativas que, con positivad y humor, busquen hacer frente a un fenómeno que es, en realidad, bastante serio.


Share:

Nuevos Artículos

Recibir Novedades

Etiquetas

Archivo del blog